La inteligencia artificial, ¿qué implicaciones tiene para las personas, las empresas, la sociedad en general los grandes avances que se están produciendo?

Estamos viendo en los últimos años unos saltos muy significativos en todo lo que se refiere a Inteligencia Artificial. Y no es mi intención resaltar cuales han sido estos avances, sino más bien invitar a una doble reflexión:

  • Hacia el mundo empresarial en sí mismo, qué modelos de negocio, qué oportunidades puede brindar la Inteligencia Artificial
  • Hacia las personas, qué implicaciones puede tener

¿Has pensado en ello detenidamente y de forma amplia? ¿Hasta dónde puede mi empresa aislarse de toda esta evolución?

No se pueden poner puertas al mar.

Estamos viendo muchos artículos que anuncian el gran paradigma que se nos avecina, como la aparición de robo-boss, que les llaman algunos, la desaparición de muchísimos puestos de trabajo para ser reemplazados por robots inteligentes, la conectividad exponencial de todo tipo de dispositivos, que hará que muchos sistemas sean autónomos, y un largo etc sobre lo que pueden llegar a hacer en “sustitución” de las personas.

¿Es realmente así?

Si me pongo a pensar desde un punto de vista empresarial, me planteo las siguientes cuestiones:

  • ¿Entiendo bien qué es la Inteligencia Artificial y sus posibles aplicaciones?
  • ¿Estoy en actitud curiosa frente a lo que puede significar?
  • ¿Cómo estoy integrando las posibilidades que me ofrece?
  • ¿Cómo me impactan las nuevas tecnologías en mis procesos y modelo de negocio?
  • ¿Estoy teniendo en cuenta como mi sector, mi contexto de mercado las está integrando?
  • ¿Estoy capacitando a mis empleados para saber entender e integrar estas nuevas posibilidades en mi empresa, mi negocio?

Y desde un punto de vista humano, y quizás con un componente de ética:

  • ¿Cómo se están generando y utilizando los algoritmos de inteligencia artificial en la resolución de problemas concretos? No podemos perder de vista que los sistemas de inteligencia artificial aprenden de las fuentes de información y las reglas que facilitamos los humanos. La ética que les transmitamos, serán perfectamente capaces de aplicarla. Y muy rápido, más rápido que la mente humana.
  • ¿Qué ética nos estamos planteando transmitir?
  • ¿Qué elementos de seguridad hacia las personas incorporamos?

No pretendo dar respuestas, sino compartir reflexiones, porque creo que las respuestas las tiene que encontrar cada uno desde su ámbito.

En este post encontrarás más enlaces de lo habitual, porque creo que el tema lo requiere. Hay multitud de instituciones y empresas que están trabajando en todo ello. Mi selección no significa nada más que puntos de vista y aplicaciones distintas de una realidad.

Un poco de antecedentes y realidades aplicadas a modelos de negocio

La Inteligencia Artificial nace con Alan Turing y con la idea de conseguir que una máquina pudiese imitar las respuestas de una persona, el lenguaje natural.

Desde esos inicios en 1950, mucho han cambiado las cosas, y tenemos varios ejemplos de su evolución en sistemas que se van haciendo cada vez más comunes en nuestros días. Seguro que has oído habla del sistema WATSON de IBM, y de cómo fue el ganador de un concurso de televisión en EEUU, “Jeopardy!”. Lo que quizás no es tan conocido es que este sistema IBM lo ha convertido en “consultor” de reuniones para facilitar la toma de decisión. Lo podéis ver en el siguiente artículo: http://www.centrodeinnovacionbbva.com/noticias/el-superordenador-watson-hace-de-consultor-en-reuniones-de-empresa

Siguiendo con el ejemplo de IBM, ellos anuncian ya los sistemas Cognitivos para el Negocio, que permiten, según la propia IBM, “mejorar sustancialmente los procesos operativos, ganar fidelidad del cliente y mejorar las cifras de ingresos”. Jim Casey, Senior Offering Manager for IBM Smarter Process, nos invita a desmitificar pre-juicios sobre quien puede y quien no, utilizar estos sistemas. Afirma que no importa el tamaño de la empresa, que no hay un riesgo muy elevado de fracaso al aplicar este tipo de soluciones y que los robots no harán todo lo que hacen los humanos.

Os anexo la referencia por si os interesa:

Puedes ver el video  aquí  (IBM – Cognitive Business – Jim Cassey de IBM)

Aplicaciones que ya son realidad que integran tanto lo que se llama Inteligencia Artificial como Machine Learning, los tenemos en los Drones, en los Vehículos autónomos, Robots, Asistente personal virtual, sensores inteligentes, Algoritmos de Seguridad y de Operaciones inteligentes, etc, etc. Algunos son más evidentes y otros menos. Todos con mucha potencia. Y todos con la doble cara de la moneda que tendremos que acostumbrarnos a gestionar: aplicado a la seguridad puede ser un gran protector, y a la vez, mal usado, puede ser un “infiltrado”, por ejemplo.

¿Qué hay entonces de la ética y de las personas?

Me he alegrado mucho cuando he visto que ya se están haciendo inversiones orientadas a reflexionar y plantear aspectos éticos y de gobierno de la inteligencia artificial. En el MIT News (publicación con fecha10-Enero-2017), puedes ver que han decidido dedicar recursos a través de MIT Media Lab, a ello. Puedes ver en el siguiente enlace, lo que su Director Joi Ito plantea al respecto: “Inteligencia artificial, Machine Learning, han nacido y se han desarrollado desde la ingeniería. No hay que tardar en incorporar la mirada de otras disciplinas como la Filosofía, la esencia humana, y analizar con este prisma qué implicaciones tiene la inteligencia artificial””:


Artificial Intelligence: Challenges of Extended Intelligence with Joi Ito
Director, MIT Media Lab

¿Nos quedamos sin trabajo?

No. Mi punto de vista es que estamos frente a una nueva revolución, y que tenemos que abrir nuestra mente para entender todas las posibilidades que al final hemos creado como seres humanos. Y sin olvidarnos de ello, de que somos personas, adecuar la educación de nuestros hijos, jóvenes y nuestros adultos, desde el ámbito privado como el público, incluirlo en la capacitación de nuestras organizaciones para entender y digerir todo lo que esto significa, los medios de comunicación, las redes sociales, etc. No somos máquinas, somos personas. No tenemos que competir con ellas, sino utilizarlas en nuestro beneficio, en positivo. No olvidemos nuestra creatividad, nuestro pensamiento y nuestra capacidad de sentir.

No se trata de poner “puertas al mar”, sino de entender cómo tenemos que navegar en él.  ¡¡Anímate a navegar!!

El último enlace de este post es para que te diviertas un poco, y veas como un pequeño programa que aplica técnicas de inteligencia artificial “itera” para encontrar un prototipo de coche en 2 dimensiones, con el número de ruedas que le indiques…frente a un camino con una serie de dificultades el sistema “aprende” a evolucionar una posible forma de vehículo. Aquí tienes algunas imágenes, y si quieres hacerlo tú, no olvides darle tiempo para que aprenda…al menos un par de horas…. ¡Que lo disfrutes!

http://boxcar2d.com/