¿Quieres resultados distintos? ¡No hagas siempre lo mismo!

Einstein ya lo decía: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. Design Thinking process, otra manera de hacer, no sólo para nuevos productos, sino también para nuevos servicios, o bien dar un salto cualitativo en algunos servicios ya existentes.

4 recomendaciones y una técnica, Design Thinking Process, para conseguir resultados distintos: que las ideas se conviertan en realidad. Y ello también aplica a los servicios que damos, en la Compañía, en el departamento, ya sean internos o externos.

 ¿Aterrizas bien las nuevas ideas?

Podemos tener una idea, y podemos creer que es una muy buena idea, pero si no soluciona una necesidad de verdad, no funciona.

En el mundo de los servicios, dentro de las empresas, pasa lo mismo. Se pueden tener grandes ideas para optimizar, para supuestamente dar solución a problemas operativos, a problemas recurrentes, o simplemente a aportar nuevas tecnologías en un ámbito concreto. Pero si no solucionamos una necesidad de verdad, no funciona.

¿En cuantas empresas sucede que sistemáticamente se aplican mejoras a procesos, y los resultados inicialmente previstos no se cumplen? ¿por qué? ¿cuál es la causa?

Einstein nos decía algo así: Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

¿Qué sucede? ¿por qué no lo consigo?

Hay varias causas que influencian en el resultado, y la buena noticia es que todas ellas están en nuestras manos para ser gestionadas:

¡Podemos hacer mucho más de lo que nos pensamos!

Un ejemplo muy potente: Aplicar técnicas de Design Thinking process. Nos facilitará mucho el trabajo.

Y vamos a ver qué hace falta para que funcione. Lo cuento en dos bloques: antes de empezar, y dentro de la propia técnica.

 ¿Qué tengo que tener en cuenta antes de empezar?

 Hay tres preguntas que es bueno que en el contexto en el que estamos, nos planteemos, antes de empezar cualquier proyecto interno, relacionado con rediseño de productos/servicios:

 PREGUNTA 1: ¿Cómo pretendemos abordar la necesidad a la cual queremos darle solución?

Si sólo incluimos a las personas expertas en un determinado proceso, en un concepto, en una tecnología, nos podemos estar perdiendo interesantísimos puntos de vista que son los que marcan la diferencia.

Cuando pensamos en el concepto innovar entendido como la búsqueda de un nuevo producto, enseguida lo pensamos de esta manera, incluyendo distintos perfiles, un ecosistema de clientes, … en fin, muchas variaciones de perfiles de personas, que estamos seguros nos van a aportar.

Ahora bien, cuando pensamos en innovar un servicio, en mejorar un proceso interno, ya no lo hacemos igual. Sólo involucramos a los más directamente conocedores, y no tenemos en cuenta (o muy poco) a los usuarios de verdad del proceso, que pueden ser de muy distintas necesidades y tipologías.

Design Thinking process va de incluir estas miradas. No se trata de hacer grandes equipos. Si no, de tener a las personas clave, tanto en el conocimiento del proceso/servicio (por cómo se ejecuta) como del receptor del mismo (quien lo ejecuta, o lo necesita), como de las tecnologías que puedan estar surgiendo y que pueden aportar pragmatismo, eficacia, eficiencia, simplificación, o simplemente una forma de hacer distinta.

Primera recomendación:

Cuando quieres hacer cosas distintas, configura un buen equipo, con los roles necesarios, con ganas de aportar, motivados, y ¡ayúdales a dar lo mejor de sí! Obtendrás resultados distintos.

PREGUNTA 2: ¿Cómo pensamos “contratar” al equipo clave?

Conseguir los recursos que creemos necesarios para abordar cualquier proyecto, cuyo resultado puede tener un alto impacto, en positivo o en negativo, no siempre es fácil.

Las causas de las dificultades pueden ser varias:

  • No conseguimos que los distintos departamentos, áreas, o partes de la organización involucradas asignen personas para ello
  • No conseguimos que las dinámicas de trabajo sean efectivas
  • No sabemos bien como aplicar las técnicas a un entorno distinto del propio de I+D
  • Las personas que puedan participar no todas tienen el mismo nivel de motivación

Quien quiere liderar una iniciativa de este tipo, puede poner unas bases, y unos condicionantes, que faciliten que estas dificultades tiendan a desaparecer. ¿Recordamos lo que nos decía Einstein? “Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”

¡¡Pues hagámoslo distinto!!

  • No hagas la contratación tú: ¡¡haz que quieran participar de tu iniciativa!! ¿Cómo?: compártelo, sé claro con lo que buscas, y con lo que ofreces, que la propuesta “enganche” y que la experiencia aporte a las personas. Todo lo que aprendan y hagan quedará ya interiorizado en la organización:
    • Explica qué servicio es el que se quiere revisar, la necesidad identificada que se quiere abordar, invita a que quieres reflexionar sobre ella
    • Ofrece formación para el equipo, que se dará para poder realizar la actividad adecuadamente
    • Indica el tiempo estimado para tener configurada la iniciativa
    • Comparte los roles/perfiles que te gustaría poder disponer
    • Piensa en un reconocimiento al final de la actividad
      Haz que en tu red social interna haya un “Me apunto” de las personas clave a tu iniciativa

 

  • Y apoya a los interesados para que puedan participar.

Segunda recomendación

No impongas la participación, sino que los interesados se apunten. La motivación es radicalmente distinta, y el resultado también. ¡Nada que ver este modelo más participativo que con el modelo jerárquico! Obtendrás resultados distintos.

PREGUNTA 3: ¿Cómo incorporo la vertiente tecnológica en el diseño de nuevos productos/servicios?

El entorno tecnológico cambia de forma exponencial. Hay tantos cambios a la vez, que nos cuesta mucho estar al día, seguirlos y entender cómo nos puede impactar.

Podemos pensar tanto en formar a las personas de un equipo clave antes de realizar el proceso de revisión del servicio/producto, haciendo workshops tecnológicos de descubrimiento, o workshops aplicados a un objetivo concreto.

Desde la empresa se pueden organizar estas sesiones que faciliten tener a los empleados al día, y que les sirva también de inspiración en su ámbito de actuación, para formular planteamientos de mejora y de avance del negocio. O Los empleados pueden proactivamente asistir a sesiones externas de eventos tecnológicos aplicados.

De nuevo Einstein, que en otra de sus frases célebres nos decía:  “No tengo talentos especiales, pero sí soy profundamente curioso” . Esta actitud es la que marca la diferencia.

Tercera recomendación: 

Lo clave es ser curioso: mirar y preguntarnos. Y podemos apoyar a la curiosidad en nuestras empresas. No sólo en tecnología, sino en todos los ámbitos. Aplícalo y obtendrás resultados distintos.

 Y ahora …¿ Qué tengo que tener en cuenta al utilizar Design Thinking  process?

Con los pasos anteriores, hemos puesto muy buenos ingredientes para que el proceso de Desing Thinking de un servicio funcione.

Vamos a ver cuáles son sus fases, de forma esquemática:

  1. Empatía,
  2. Definición,
  3. Ideación,
  4. Prototipo,
  5. Test

Y como siempre, el primer paso es el importante, el que marca el camino: EMPATÍA

PREGUNTA 4: ¿qué actitud es clave para que Design Thinking process sea efectivo?

Es clave una actitud de mentalidad abierta, de curiosidad, exploración, de querer entender otros puntos de vista.

Ahí está la diferencia de nuevo: para rediseñar un servicio o producto, tiene que haber una comprensión profunda y real de lo que los usuarios del posible servicio/producto necesitan.  Y eso es lo que se trabaja en la fase de EMPATíA. Hay varias técnicas para trabajar en esta fase:

  • Preguntas y más preguntas: ¿Qué problema queremos solventar? ¿cuál es el problema real al que se quiere dar respuesta?… Preguntárnoslo varias veces, iterando sobre la respuesta dada, para dar con el verdadero problema
  • “Ponerte en los zapatos de…”: ¿Cómo lo ven los distintos actores involucrados en ese problema? ¿qué perspectivas hay? ¿cómo lo viven?
  • Volcar todo lo que sabemos: ¿Cómo expreso todas las visiones? ¿Tienen relación entre ellas? Los mapas mentales ayudan a expresar todas estas visiones, por ejemplo.

Cuarta recomendación:

Todas las técnicas para conseguir que la fase de EMPATIA vaya bien, requieren: que no haya filtraciones/sesgos, que las cosas se expresen como las vivimos. Por tanto, requieren de sinceridad. De dejar a un lado los pre-juicios, y tener mentalidad abierta a integrar distintas perspectivas. ¡Y ser muy curiosos!

En resumen, podemos hacer las cosas muy distintas en nuestra organización, más efectivas y rápidas con técnicas exitosas y probadas. Obtendrás resultados distintos.

¿Te atreves?

Si quieres saber más de la técnica puedes consultar aquí

Cuéntame si te enganchas en algún punto y te ayudo a que sigas adelante. ¡Eso es lo más importante! Yo creo que tú puedes hacerlo. Ahora, la decisión es tuya.